¿MICROMACHISMOS EN LA NUTRICIÓN?

Empezaré por denunciar el hecho de que mucha “gente de a pie” relaciona la nutrición con el sexo femenino, se tiene la imagen de Nutrióloga o Nutricionista y es común quizá por la proporción existente (o que creemos existente) mayor de mujeres que de hombres dedicados a la nutrición que se hable poco del hombre Nutriólogo o Nutricionista, aunque hay referentes internacionales de gran renombre y que están teniendo un impacto muy positivo reivindicando el papel del hombre en la nutrición y de la nutrición per se (de hecho, en este blog https://belleza.trendencias.com/…/si-te-interesan-las-dieta… por ejemplo, se hace referencia a 8 hombres frente a 5 mujeres como referentes en la nutrición). Igual hace tiempo hablábamos de un libro “Las 24 nutriólogas de México” y lanzaba la pregunta ¿por qué no incluyeron a ningún hombre?

Entonces, el hecho de que haya gente dedicada a la nutrición de ambos sexos significa somos igual de capaces (como de cualquier otra profesión, oficio o actividad) y ambos lo podemos hacer igual de bien (o mal según sea el caso).

Bien, hasta ahí perfecto, tenemos claro que el conocimiento es universal y que no debería de ser un condicionante de género (pues que triste es entonces que exista aún un sesgo inclinado hacia la contratación de hombre en la ciencia http://www.ciencicola.com/…/los-sesgos-de-genero-persisten…/ ).

Ahora, la parte chunga del asunto, la cantidad de micromachismos que podemos encontrar en el ejercicio de esta profesión, sé que a los chicos no les gusta este tema y que no faltará quien diga que es que “tenemos la piel muy fina” y “no aguantamos nada”, pero ya les digo que, desde este lado, la cosa no se sobrelleva muy bien.

¿Cuántos videos he visto de rutinas de ejercicio hechas por mujeres y para mujeres con comentarios como: “me distraje mirando su trasero”, “no sé si se trabajan todos los músculos de la pantorrilla pero que buen glúteo” “que buena está”? sin hablar para nada de la rutina!! ó videos de nutriólogas guapas aunque su información no sea la más adecuada comentarios como “esta guapa y se le perdona todo”, “quiero que me de clases particulares”, “no pude poner atención a lo que dijo porque mi atención estaba en sus ojos (si claro, en sus ojos o un poquito más abajo)”….

¿Cuántas veces he sido objeto de comentarios subidos de tono por el labial rojo que decidí usar, o por el vestido que me puse, por el escote, por los tacones, por los leggins….? Hechos por mis mismos compañeros de trabajo.

¿Cuántas veces han creído que solo sirvo para la cocina y que ese es mi sitio dentro de un hospital por haber estudiado nutrición y por ser mujer?

¿Cuántas veces me han dicho que he logrado un puesto de trabajo porque “seguramente” me acuesto con el jefe?

¿Cuántas veces me han juzgado por como luce mi cuerpo?

¿Cuántas veces habré oído que para nutrición deportiva son mejores los hombres porque son más fuertes y entienden más de eso?

Pero bueno, no seré yo la única que se queje y que denuncie cada una de estas “sensiblerías”.

Les dejo unos enlaces del daño que hacen comentarios que creemos inofensivos, o acciones que a las que les restamos importancia, que perpetúan y construyen un ambiente muy nocivo, y del que no estamos libres:

http://www.eldiario.es/micromachismos/?page=2

http://www.mujeresenred.net/IMG/pdf/Micromachismos.pdf

http://www.mentesana.es/psicologia/medicina-para-mujeres_768

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s